¿Los funnels son estafas?

¿Los funnels son estafas?

Seguro que de tanta publicidad que has visto online te ha saltado la duda de si los funnels son estafas, si este método es de alguna forma ilícito en sí mismo.

Entendemos que si has llegado aquí ya sabes lo que es un funnel o embudo de ventas, pero por si acaso te hacemos un resumen:

Un embudo de ventas es una estrategia de marketing que consiste en impactar a cuantas más personas posibles con una inversión grande en publicidad. Acto seguido lo que se debe conseguir es algún lead, normalmente en forma de suscripción a una lista de correo, a cambio de ofrecerte algo gratuito. Una vez la empresa tenga tu email, te ofrecerá algo de bajo coste, que no te suponga una gran inversión. Por último la fase final del funnel es la venta de aquello por lo que se ha creado todo este sistema.

Como ves, es muy importante que en la primera fase entren cuantas más personas mejor al embudo para que así el número de personas que finalmente compren sea mayor. Es por eso que, cuando una empresa está de lanzamiento, ves sus anuncios por todas partes.

Entonces si te preguntas si los funnels son estafas, la respuesta es no. Lo que sí puede que sea una estafa es lo que te venden a través del funnel.

Un funnel es simplemente una estrategia como las muchas que hay, pero sí que te vamos a dar algunos tips para que puedas identificar si ese anuncio que estás viendo te está atrayendo a un embudo que te vende humo.

Cómo identificar si lo que te están vendiendo a través de los funnels son estafas.

Te prometen un cambio de vida

Este concepto es muy amplio, a muchas personas nos gustaría cambiar algo de nuestra vida. Ningún producto o servicio puede prometerte tal cosa. ¿Te imaginas a la universidad de tu ciudad haciendo anuncios del tipo: «Con nuestro grado en ingeniería agrícola cambiarás tu vida y serás esa persona exitosa y abundante que siempre has querido ser»? No dejes que apelen a tu sentimiento de frustración.

Sus copys son muy «new age»

Volvemos a poner el ejemplo de la formación ya que es lo que más se ve últimamente por las redes. Para vender una formación no es necesario hablar de «consciencia, ley de atracción, tu mejor versión» y todas esas cosas. Una formación te tiene que aportar conocimientos sobre un tema, punto. Cuanto más de lo primero veas y menos de lo segundo, más humo te están vendiendo.

Programas de afiliación

Como si de una empresa piramidal (las cuales sol ilegales, por cierto) se tratara, te suelen ofrecer un programa de afiliación mediante el cuál tú te puedes llevar una comisión si ayudas a vender sus cursos. Esto es muy tramposo porque muchas de estas empresas te prometen un cliente al terminar tu formación. ¡El cliente son ellos! Y tú tendrás que trabajar para ellos haciendo campañas para vender sus cursos y poder rascar algo de la comisión. En fin, pagas una pasta para al final acabar trabajando para ellos como comercial a cambio de una comisión.

Mucho sentimentalismo

Los testimonios cargados de lágrimas y de personas contándote sus miserias y cómo esa formación los ha transformado, no pueden faltar. Normalmente son personas que antes trabajaban mucho, no podían pasar tiempo con su familia, sentían que no avanzaban en la vida, etc., pero gracias al curso ahora pueden estar con sus hijos, viajar por todo el mundo y atraer la abundancia. Porque claro, estos cursos se basan en que todos somos Amancios Ortegas en bruto que, gracias a su formación, lograremos despegar. Y la realidad no es esta, pero a través de manipular tus sentimientos, apelando a la frustración como te comentamos antes, y a la ilusión, consiguen que te lo creas.

Viajes y lujo

¿No te has parado a pensar lo raro que es que para que un tipo te venda algo tenga que tener detrás Manhattan o estar en una isla del Caribe? O, más frívolo aún, ¿un yate o un ferrari? Tú lo que quieres (si volvemos al ejemplo de los cursos) es aprender para poder trabajar de eso, ya verás tú si te vas de viaje, si te compras un coche o si te lo gastas todo en gominolas.

Extra tip: Si los videos promocionales los graban en su casa, es muy probable que de fondo tengan una estantería con libros como «El secreto».

Si no pasas por el aro, es que no quieres mejorar tu vida

Esto ya es el top de la manipulación. Obviamente no estamos en contra de poner «Esto es para ti si o Esto no es para ti si», pero con matices. Te ponemos un ejemplo. Si tu vendes una formación que requiere que el alumno se comprometa a hacer un zoom con la clase dos veces en semana, podrías poner «Esta formación no es para ti si no puedes invertir 4 horas semanales a las clases grupales» En este caso estás siendo honesto, le estás diciendo a tu posible alumno que debe poder ir a las clases porque son imprescindibles para completar su formación.

Cuando no estarías siendo honesto sino manipulador es con lo siguiente: «Esta formación no es para ti si no estás comprometido a cambiar tu vida y no quieres hacer ningún esfuerzo por lograr tus metas» La mayoría de los vende humos utilizan este tipo de coacción para vender, por favor, no lo hagas tú.

Ahora que ya tienes los tips para identificar si lo que te están vendiendo a través de funnels son estafas, intenta ver todo eso con mucho sentido critico para que no pierdas tu dinero. Y, por supuesto, anímate a implementar embudos de venta en tu negocio porque es una estrategia que, si se hace bien y se invierte correctamente, puede ayudarte mucho.

Nos encantaría saber si te has topado con algún anuncio de este tipo. Cuéntanoslo en comentarios.

02Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *